Sábado, mayo 27, 2017
Otium

Yo, robot

Neoatractor 20/01/2016 Libros
yo_robot

En estos tiempos que corren, Yo, robot debería leerse ya hasta en las escuelas. Y no, no vale decir “yo ya he visto la película” porque, más allá del título, se parece al libro como un huevo a una castaña.

Yo, robot, más que una novela, es una entretenida serie de cuentos, divertidos y sorprendentes como sólo el maestro Asimov sabía hacer, conectados por una serie de personajes, entre los que encontramos, por supuesto, a los robots y a las “tres leyes de la robótica” que rigen su comportamiento, y que, en el fondo, son las auténticas protagonistas.

Con las tres dichosas leyes siempre de fondo, cada cuento plantea una situación en la que un robot parece estar vulnerando alguna de las tres leyes, dando lugar a comportamientos “extraños” y, al mismo tiempo, poniendo en evidencia aspectos de sus relaciones con los humanos, relaciones que pueden ir desde el apego y el cariño hasta el miedo, pasando por el rechazo y la desconfianza.

robbie_yo_robot

A lo largo de los cuentos, conoceremos –y jamás olvidaremos– a la doctora Susan Calvin, robopsicóloga que conoce a los robots casi mejor que a sí misma; a Mike y a Greg, dos especialistas en probar nuevos modelos de robots; a Robbie, a Speedy, a Cutie, a Dave… a toda una serie de robots que van de lo entrañable a lo delirante. Con la ayuda de la doctora Calvin y compañía, los casos quedarán resueltos por la implacable consistencia lógica de las tres leyes, mientras que, al mismo tiempo, se plantearán nuevos dilemas sobre la evolución y la importancia que pueden llegar a tener estas creaciones mecánicas en nuestras vidas.

No sé si a ustedes los robots les hacen mucha gracia o no. Pero, así, entre nosotros, yo me iría haciendo a la idea de que pronto los tendremos pululando por nuestros hogares. No se me ocurre nada mejor que estos deliciosos cuentos para ir acostumbrándose…

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Sobre el autor

Androide. Escribe, canta y gruñe. Antichoque, sumergible y calendario. Y monta unos pollos que ni te cuento...

Comentarios temporalmente desactivados.

background