Domingo, agosto 20, 2017
Otium

Stargate: saltar al otro lado

Wifredo Sevilla 25/03/2017 Películas
stargateuebdcap4_original

Stargate (StargateRoland Emmerich – 1994)

¿Es la gran pirámide de Keops tan antigua como creemos?

8.000 años antes de Cristo la humanidad recibe la visita de unos seres de otro planeta, un encuentro cuyo recuerdo quedará perdido en la noche de los tiempos. Sin embargo, se conservarán vestigios que aparecerán cerca de las pirámides de Guiza, en el curso de unas excavaciones arqueológicas realizadas en 1928. Son los restos de un extraño artefacto, un anillo de siete metros de diámetro enterrado en la arena y cubierto de extrañas inscripciones. Un descubrimiento tan sorprendente como desconcertante y que será mantenido en secreto.

Años más tarde, en 1994, el reputado lingüista y egiptólogo Daniel Jackson es visto en público alegando que las pirámides de Egipto podrían ser mucho más antiguas de lo que habíamos pensado. ¿Podría tener la civilización egipcia un origen extraterrestre? Haciendo afirmaciones tan poco ortodoxas, Daniel no tarda en recibir gestos de desaprobación, pero también consigue llamar la atención de Catherine Langford, la hija del arqueólogo que encontró el artefacto de Guiza y quien le invita a desplazarse a su laboratorio para que la ayude con la traducción de unos jeroglíficos.

stargate-film1

Los retos entusiasman a Daniel, pero lo que no esperaba es que el laboratorio estuviera escondido bajo una montaña y protegido por pesadas puertas de metal custodiadas por militares. Allí Catherine y su equipo, una mezcla de científicos y militares, le muestran unas piedras grabadas y la traducción de lo que han logrado descifrar hasta el momento.

Daniel identifica y corrige algunos errores de inmediato, pero hay más. Esas piedras forman parte integral del anillo de Guiza, un artefacto grabado a su vez con extraños glifos cuyo significado nadie comprende. Nadie excepto Daniel, que pronto descubrirá que no se trata de textos, sino de representaciones simbólicas de las diferentes constelaciones. Así, introduciendo la combinación adecuada de símbolos en el anillo, se obtienen unas coordenadas que lo transforman en una puerta: la puerta a las estrellas.

Y tú ¿te atreverías a cruzar? Pues no te pierdas lo que les espera al otro lado.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Sobre el autor

Burócrata perdido en «Brazil». Partidario de la fantasía y autor de personalidad múltiple. Leo y escribo en Libráctica. Lo que imaginas hoy, mañana puede ser realidad.

Comentarios temporalmente desactivados.

background