Martes, julio 25, 2017
Otium

Firefly: no puedes quitarme el cielo

Otium 26/02/2016 Series
firefly_malcolm_reynolds_nathan_fillion_95761_3840x2160

Quítame mi amor. / Quítame mi tierra.
Llévame hasta lo insoportable.
Me da igual. / Sigo siendo libre.
No puedes quitarme el cielo.

Como me acabo de enterar de que en breve se podrá ver esta serie en una conocida plataforma digital, no he podido contenerme…

Veréis, Firefly es una de aquellas series que una guarda con especial mimo y cariño en lo más profundo de esta dimensión. Por que Firefly es… especial. Desde la canción que abre cada capítulo, el contexto, el ambiente, hasta el último de los personajes. Es especial.

Para que os hagáis una idea, resulta que una organización de planetas llamada la Alianza gobierna el sistema estelar. Su gobierno es firme en su propio grupo de planetas “centrales”, y, tras una serie de guerras coloniales, ha conseguido extender su dominio hasta las colonias, más allá de los planetas fronterizos. Sin embargo, la autoridad de la Alianza pierde fuerza cuanto más te alejas de los planetas centrales; así que, la situación en los planetas fronterizos y sus lunas –”allá, en la negrura”–, donde no llegan las mismas comodidades tecnológicas de la civilización avanzada de los mundos interiores, recuerda a la del Viejo Oeste, donde colonos y refugiados de un variado crisol de culturas –todo el mundo habla chino como si tal cosa– pugnan y trapichean para sobrevivir. Por si fuera poco, por los espacios fronterizos vagabundean los “reavers”, una brutal raza errante y… caníbal.

fire5

¿Una nave perseguida por cuatreros? ¡Bienvenidos a Firefly!

Y es en este panorama donde transcurren las aventuras de la nave Serenity y su pintoresca tripulación, compuesta por veteranos perdedores de las guerras coloniales y una serie de individuos que, por variadas razones que iremos descubriendo, están la mar de interesados en mantenerse fuera del alcance de la Alianza… Dedicados mayormente al contrabando y a salvar el pellejo, este grupo de rebeldes, proscritos y fugitivos os robará el corazón para siempre, creedme.

Como dato anecdótico, esta serie sólo duró 14 capítulos. Pero fue tal el revuelo que se formó entre los aficionados que el director se lió la manta a la cabeza y, por su cuenta y riesgo, compuso un largometraje, Serenity, para atar todos los cabos de la historia. Pero de la película ya os hablaré cuando hayáis visto la serie…

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Sobre el autor

La dimensión del tiempo libre. Esa soy yo.

Comentarios temporalmente desactivados.

background